“Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.” Juan 15: 13-15

 

Chiapas es un estado al sur de México, uno de los más hermosos que tiene esta gran nación. La riqueza de este estado está en su agricultura y en su cultura. En Chiapas se encuentra más del 90% de todas las comunidades indígenas autóctonas de México. El colorido y la riqueza cultural que se concentran en Chiapas son únicos. Pocas regiones de México pueden reunir culturas tan diversas que se traducen en artesanía, formas de vida y concepción del universo tan míticas como en Chiapas. Los ciudadanos de Chiapas han sido noticia mundialmente por sus enfrentamientos con el gobierno central de México. Son grandes batalladores en luchas por sus derechos como ciudadanos de México. De Chiapas es el hermano Luis Espinoza; un hombre sencillo, humilde y callado, y por muchos años ha sido miembro de nuestra iglesia. El Hno. Luis es un cristiano de carácter y hombre integro que ama al Señor. El Hno. Luis me contó una historia a la que quiero hacer referencia hoy. Me dijo de un hombre que tenía unos perros Pitbull que cuidaban su hacienda y su casa. Estos perros habían visto nacer a sus pequeños niños y en ocasiones los niños jugueteaban con los perros. Todo el mundo sabía que estos poderosos animales eran guardianes celosos de la propiedad de este famoso hacendado. Un día uno de los perros ladraba fuertemente y se zafó de las manos del dueño; el perro corrió y entró por la ventana donde estaba el niño recién nacido de este hombre. El dueño corrió asustado hacia la casa porque oía ruidos y gritos en el cuarto del pequeño niño. El hacendado tomando su escopeta pensó que el niño estaba siendo devorado por el perro. Cuando llega a la casa el perro salió del cuarto del niño y estaba todo ensangrentado; el hombre miró a los ojos al animal y le disparó matándolo. Cuando entró al cuarto esperando ver lo peor encontró que al lado de la cuna del niño había una enorme serpiente que había sido destrozada por el perro. Así que comprendió el inmenso error que había cometido – había matado a un buen amigo que había arriesgado su vida por su pequeño niño. Esta historia es muy relevante en momentos en que la humanidad se ha olvidado del inmenso sacrificio que hizo Cristo Jesús por nosotros. Nuestro Señor Jesucristo no solo se encarnó “sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres.” (Filipenses 2:7) Nuestro Señor caminó durante tres años predicando un mensaje de esperanza, de salvación, de salud, y de justicia social para un pueblo que estaba oprimido por un imperio cruel y sanguinario (el Imperio Romano). Isaías 61:1 nos dice “El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel.” Pero no solo el Señor hizo esta inmensa obra sino que la culminó siendo el perfecto sacrificio para que en Él todo pueblo y nación halle perdón para sus pecados. En Juan 15:13 dice “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos”, no solo esto sino que nos hizo una promesa de que no seriamos siervos (esclavos) sino sus amigos ofreciéndonos una comunicación directa con el Padre Celestial. Ciertamente si de alguien pudiésemos decir “el mejor amigo del hombre” deberíamos decir que es Jesús. Nos hizo sus amigos y dio su vida por nosotros. Muchas veces como el rico hacendado nosotros matamos a Jesús, no valorando su inmenso sacrificio. ¿Cuándo nos olvidamos de Él? cuando nos ausentamos de la iglesia, cuando no valoramos el consejo de Dios a nuestra vida, cuando cambiamos su amistad por la de cualquier persona (hombre o mujer). ¡Nosotros matamos a Jesús! Cuando no valoramos su sacrificio hacemos lo mismo que hizo el rico hacendado. Mi amada iglesia, ¿necesitas un amigo? ¿Te sientes solo o sola? ¿Has pensado que no le importas a nadie? Quiero que sepas que hay uno que te ha llamado amigo, toma su mano y camina con Él. Que así nos ayude Dios.

Te ama tu pastor,

Pedro F. Diaz.

Horario de Servicios

Columbus

Martes:
9:00am Ayuno y Oración
Jueves:
7:00pm Oración
8:00pm Estudio Bíblico y Project Enoc (Jóvenes)
Domingo:
11:30am Discipulado
1:00pm Servicio de Adoración

Macon

Domingo - Servicio de Adoración 6:00pm

Ministerios

- Alabanza y Adoración

- Audiovisual

- Diaconado

- Evangelismo

- Ministerio Laico (caballeros)

- Niños

- Project Enoc (jóvenes)

Galería

Calendario

Contáctenos

Iglesia en Columbus

Pastor: Juan Carlos Díaz Suarez
Tel. 706.569.0902

Transportación: 706.681.1841 / 407.350.9827 / 706.587.4187

Dirección
2913 Reese Rd.
Columbus, GA 31907
Ver Mapa

Iglesia en Macon

Pastor: Gamaliel Torres-Coriano
Tel. 478.239.6526

Dirección
6970 Cochran Field Road
Macon, GA
Ver Mapa